viernes, 17 de julio de 2015

No llego a la hora

No llego a la hora que debió llegar. Quizás se encontró con algún incoveniente en el camino.
Una marcha o protesta no puede ser,  no duran hasta entrada la noche. Me preocupa porque no se sí haré el café ahorita porque se va a enfriar! Sirve que prepararé un poco de cena por si llega hambriento. Ojala haya vendido todos los costales,así comprara los pollitos para el corral .Ya para la fiesta estarán grandes  y los comeremos.
Ya paso media  hora, ¿En donde estará?  Los mas jóvenes hoy en día usan eso que se llama celular pero nosotros que sabemos de esas cosas. Pero hubiera sido mejor saber, así podría preguntarle si ya va a llegar y no este todo frío.
Ya llegaste!  Te tardaste mucho en llegar!   Pero me hubieras dicho que cuando ibas a tomar el camión para Oaxaca era la ultima vez que íbamos estar con los apuros de preparar el desayuno, contar las monedas para llevar cambio y no se hagan los tontos con los billetes. Me hubieras dicho que ese era el ultimo disgusto sobre que ni uno de los dos se apura como debe ser.  Que iba a ser la ultima vez que cuando ibas a una cuadra te voltearías a ver a la casa y dirías adiós.       
Pero ya estas aquí!  Te veo ahí tieso.  No eres el mismo de ayer. Aunque hay café y pan caliente. Aunque todos se acomidieron para dar la cena a los que vinieron a verte. Tu estas frío.  Y no porque lo decidiste tu. Sino porque alguien que te vio no quiso detenerse. Prefirió que tu te detuvieras. Prefirió detener tu mundo y así también el mío. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario