Ir al contenido principal

En tus brazos

En tus brazos, pegado a ti
Sintiendo tu calor, cerrando mis ojos,
El lugar más seguro del mundo

En tus brazos, en tus hombros
El único lugar que no son rechazadas mis lágrimas

Sostenido en tus brazos, no me dejarás caer
En mis torpes movimientos
En mis intentos locos de crecer

Tu voz a lo lejos,
En este inmenso mundo que me rodea
Y que me fascina a la vez,
Es la que me guía a no estar en la soledad
Sino en el gozo de tu compañía 

En tu mirada, en tu sonrisa
No existe el caos
Mucho menos la frustración
Pues me das la paz que necesito
El hálito para seguir adelante

Y a toda hora, a todo momento,
Día o noche,
Frío o calor,
Me encuentro contigo,
En tus brazos, pegado a ti.   

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sin besos

Sin besos, sin caricias,
Sin palabras dulces, sin miradas hechizadas
Como un viejo album olvidado guardando recuerdos
Como un lago secandose al paso del tiempo

La locura se volvió cordura
La aventura se volvió rutina
Lo nuevo se volvió conocido
La espera se volvió olvido

De lejos observa lo que era suyo
Disfruta la mentira de que aun es suyo
Desecha las canciones de desamor
Pues cree aún en el amor

Da vueltas en círculos
Quizas tuvo la culpa de este destino
Quizas no fue capaz de mantener el hechizo
Y ella sus ojos abriera
Y se diera cuenta que el no es príncipe
No es poeta,
No es un soñador,
Él es nada, algo parecido a lo que el viento arrastra.

Señal de desacuerdo

En señal de desacuerdo tiré el edicto sin saber su contenido,
Dejé que el suelo sea el sinónimo de su destino,
Y que el mundo gire en torno a la ignorancia,
Que cada uno muera en la suposición, en su interpretación, del futuro.

Y ahí está justo en el pasillo, poco a poco cubriéndose de polvo,
Como si esperara el momento de ser parte del mundo de los desechos,
Pero a su vez, en su silencio, clama por antes de morir recibir de alguien, podría ser yo, una última hojeada.

Surge también, cual esencia mía, ese deseo misterioso que me ha acompañado toda mi vida; el deseo de saber...

No soy como los demás. ¡No! Yo soy diferente - me lo dice al oído.

Esta vez no iré contracorriente,
Esta vez quiero verles morir estando en medio de ellos,
Esta vez quiero proveerles la pala con la que cavaran su propia tumba.