Ir al contenido principal

Castigo mi cuerpo

Castigo mi cuerpo una y otra vez
Sin darme misericordia alguna
Hasta olvidar esta insensatez
De querer un mundo sin dolor.

Castigo mi cuerpo una y otra vez
Cuando el pensamiento vanal llega
Cuando de un minuto a otro mando al olvido la culpa
Y así, cual verdugo y víctima,
Sufro un poco la condena
La cual por El me ha sido quitada.

Castigo mi cuerpo una y otra vez,
Siendo hermano del que sufre abandono,
Del que batalla con su propia carne,
Del  que mira tras las rejas,
Del que va directo a sentarse a la silla.

Castigo mi cuerpo una y otra vez,
No quiero que sea tan fácil,
Pues esto no es el camino ancho,
Es una puerta estrecha,
Bañada de sangre, maltrato, dolor, plegaria.

Castigo mi cuerpo una y otra vez,
Pues el paraíso esto aún no es. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Confortarme

Llegan los pensamientos
Como cual mensajero del cielo
Evitando que el recuerdo
Se adueñe de mi sueño,
Y no caiga en las redes de la desilusión
Y navegue en una tormenta sin ningún timónPaciencia es la solución
Diálogo es la opciónAunque cómo pedir algo que no se exigió
Como buscar algo que no se perdió
Podría mi petición ser el escalón roto que haga qué ruede hacía el vacío
Y sea cuestionado de mi intención,
De mi voluntad que hace todo sin ninguna ostenciónY aquí estoy en él dilema y en el convencimiento de qué no dependo del sistema sino del Creador que me da su promesa como se la da lirio del campo, como tiene cuidado de las aves que en los árboles tienen su mansión.

Sin besos

Sin besos, sin caricias,
Sin palabras dulces, sin miradas hechizadas
Como un viejo album olvidado guardando recuerdos
Como un lago secandose al paso del tiempo

La locura se volvió cordura
La aventura se volvió rutina
Lo nuevo se volvió conocido
La espera se volvió olvido

De lejos observa lo que era suyo
Disfruta la mentira de que aun es suyo
Desecha las canciones de desamor
Pues cree aún en el amor

Da vueltas en círculos
Quizas tuvo la culpa de este destino
Quizas no fue capaz de mantener el hechizo
Y ella sus ojos abriera
Y se diera cuenta que el no es príncipe
No es poeta,
No es un soñador,
Él es nada, algo parecido a lo que el viento arrastra.